En la actualidad, hay unos 25 millones de personas que padecen la enfermedad de Alhzeimer en el mundo, y probablemente en los próximos 20 años, se registrarán unos 70 millones de nuevos casos. En España existen actualmente más de 4.000 afectados en edad presenil (antes de 65 años) y 300.000 personas ancianas. En el Reino Unido alrededor de 750.000 personas sufren de Alzheimer. Constituye la cuarta causa de muerte en EEUU. Globalmente, el Alzheimer afecta a 1 de cada 20 personas mayores de 65 años y casi al 50% de las personas mayores de 85 años. La enfermedad se está convirtiendo en un problema para la salud en las poblaciones de Occidente que envejecen rápidamente. Desgraciadamente, la lesión antecede a los síntomas y el deterioro de las funciones cerebrales es progresivo.

 

Prevalencia de Alzheimer en función de la edad.

El problema del diagnóstico mediante RM es la gran variabilidad existente entre los sujetos y entre observadores. Por otro lado, dicho método es anatómico y el diagnóstico se realiza cuando las diferencias con un cerebro normal son sustanciales y no cuando empiezan a formarse los ovillos de proteína tau o las placas de amiloide. Sería conveniente disponer de un método para detectar dicha funcionalidad cerebral y este método lo puede proporcionar la técnica PET.

 

Imagenes RM  de la enfermedad de Alzheimer en un paciente comparadas con imágenes PET del mismo paciente.

En adición a las demencias pre-seniles y seniles existen múltiples patologías del sistema nervioso central en que el revolucionario sistema combinado PET-resonancia magnética aportará ventajas clínicas decisivas para un mejor diagnóstico y tratamiento efectivo. Entre ellas contamos tumores benignos y malignos, ictus y otras enfermedades cerebrovasculares, epilepsia y alteraciones inflamatorias de diversos orígenes, desde esclerosis múltiple o esclerosis lateral amiotrófica de localización central a lesiones traumáticas. El uso de PET para indicaciones neurológicas alcanza hoy día hasta un 45% de su utilización global, y un PET-resonancia dedicado, de rendimiento sin precedentes, puede impactar de forma muy relevante la práctica clínica, generando un negocio viable y de gran rentabilidad.